UN PASEO POR BOYACÁ

Saliendo por la autopista norte de Bogotá y andando dos o tres horas de carretera llegarás a Boyacá, donde la tranquilidad y el descanso son el mejor regalo que se esconde tras sus montañas. Podrás agendar planes históricos, culturales, naturales y gastronómicos, y te llevarás una experiencia única e inolvidable. Además de visitar monumentos íconos de nuestra Independencia y recorrer iglesias y plazas de pueblos mágicos, podrás realizar rutas ecológicas y sorprenderte con el maravilloso trabajo a mano de sus artesanos. Los días por lo general son soleados, pero en la noche es importante que salgas bien abrigado.

Planes que no te puedes perder

Laguna de Tota
Déjate deslumbrar por sus aguas cristalinas y playa de arena blanca. Para combatir el viento helado, tómate un canelazo al calor de una chimenea en uno de los acogedores hoteles de la zona y prueba las diferentes preparaciones de trucha proveniente de criaderos naturales.

Villa de Leyva
En este mágico pueblo colonial de calles empedradas y reservas naturales podrás hacer caminatas ecológicas y practicar deportes extremos. Su arquitectura es fascinante al igual que la amplia oferta gastronómica y hotelera. Si vas con niños, visita la Granja de Avestruces y Gondava, el parque temático inspirado en los dinosaurios. Muy cerca queda Ráquira, un pintoresco pueblito ideal para comprar artesanías.

Paipa
Allí los planes giran alrededor del Lago Sochagota, donde podrás esquiar, hacer un recorrido en barco o disfrutar del paisaje cabalgando alrededor del lago. Las piscinas y jacuzzis de agua termal y la lodoterapia son un spa natural que debes probar. Hay hoteles, cabañas y restaurantes para todos los gustos.

Tibasosa
Un destino tranquilo adornado de flores, donde la feijoa es la reina de las frutas y la consigues en infinidad de presentaciones (dulces, chocolates, mermelada, helado, sabajón). Arriba en la montaña, el Parque Zoológico Guátika ofrece divertidas actividades para pasar el día entero en familia.

Pueblos encantadores
Las joyas de Boyacá son estas pequeñas poblaciones de gran tradición cultural e histórica, reconocidas por sus plazas, iglesias y riqueza artesanal. Iza, Monguí, Nobsa, el Pueblito Boyancese en Duitama (réplica de varias poblaciones) son lugares encantadores que debes tener en cuenta en tu agenda de viaje.

Monumentos icónicos
El Puente de Boyacá, donde se libró la batalla que le dio la independencia a Colombia, es una parada obligada, al igual que el Pantano de Vargas, una escultura que representa los 14 lanceros al mando del Coronel Juan José Rondón, a quien Simón Bolívar le dijo en 1819 “¡Coronel, salve usted la Patria!”.

Créditos Fotos:
Villa de Leyva, cortesía ProColombia
Tibasosa, cortesía Parque Zoológico Guátika

Si necesitas información de donde hospedarte, haz click aquí.