Introducción

Todo comienza en la calle 100, en el World Trade Center. Zona que fluye entre torres de oficinas y centros de negocios. Unas cuadras más al norte, por la carrera séptima, está el encantador Usaquén: un pueblo de postal dentro de una vibrante metrópoli, con sus calles empedradas, sus restaurantes alrededor de la plaza y su iglesia blanca. Con un paseo peatonal rodeado de hippies y artesanos que te brindarán su mejor obra: un cuadro, un dibujo al carboncillo.

Y sobre la misma carrera séptima, te sorprenderás con Hacienda Santa Bárbara, un centro comercial que literalmente está dentro de una hacienda, declarada monumento nacional. De frente, el contraste de un moderno complejo de edificios empresariales. Y más allá, hacia la carrera 15, verás amplios conjuntos residenciales y centros comerciales como Santa Ana y Unicentro, el más antiguo de la ciudad, donde tendrás infinitas posibilidades para hacer compras.