Razones para enamorarse de Bogotá

Arquitectura con montañas de fondo
Vigilada sigilosamente por cerros llenos de verdor natural, la capital colombiana vibra con más de siete millones de habitantes. Todos diseminados entre una contrastante arquitectura, como la de la zona histórica, donde emerge vanidoso el barrio colonial de La Candelaria, el cual se difumina con las torres modernas que se levantan en pleno Centro Internacional.
Otros sectores como Quinta Camacho conservan casas de estilo inglés, construidas en ladrillo con fachadas de hiedra, y barrios como Bosque Izquierdo son tesoros escondidos entre las montañas, que rompen con la cotidianidad bogotana tanto en el diseño de sus calles como en el de sus casas enclavadas en la naturaleza.

Cultura latente
Andando por sus calles estarás en contacto con su lado cultural: mimos, cuenteros, músicos se expresan libremente en parques y plazas. Además, como el clima de la ciudad resulta manejable, no hay límites para salir a cumplir con las citas que ofrece la agenda cultural; entre la que se destacan la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FilBo), la Feria Internacional de Arte (ARTBO), el Festival Iberoamericano de Teatro, Bogotá Fashion Week, Expoartesanías y festivales de música y gastronomía para todos los gustos y paladares.

De fiesta y sabores
Esta es una Bogotá que te invita a disfrutar tanto de sus recetas típicas como de los sabores gourmet de los restaurantes de talla internacional que abundan en La Macarena, la Zona Rosa, la Zona G, Usaquén, el Parque de la 93, entre otros.
Ni hablar de la gran oferta de pubs, bares y discotecas. Por supuesto, la calidez de la gente es una virtud que siempre hace sentir muy a gusto a los viajeros, quienes son sorprendidos con un saludo de beso y abrazo.

En bicicleta
Si te gusta movilizarte en bicicleta, encontrarás carriles exclusivos o ciclo rutas para hacerlo con seguridad. De igual manera, los domingos y festivos las principales vías le dan espacio a la Ciclovía, de 7 a.m. a 2 p.m., una oportunidad para ejercitarte y recorrer la ciudad de manera informal.