Subasta de Arte a favor de La Fundación Pescador de Letras

A la una, a las dos, y va a la Fundación Pescador de Letras.

Organizada por Lure Media y Galería Beta, la subasta benéfica del 3 de abril tuvo obras de Tot, DJLU, Pedro Ruiz, Chirrete Golden, Sair García y muchos otros, que se presentaron frente a una audiencia que incluyó lo mejor del mundo del arte de la ciudad.

La Fundación Pescador de Letras trabaja en una comunidad desfavorecida en Cartagena ofreciendo educación para 120 niños de 3 a 12 años, así como actividades deportivas y programas de desarrollo social.

El director de Lure Media, Boris Kruijssen, inició la subasta agradeciendo a todos los involucrados y hablando un poco sobre los niños con quienes trabaja la fundación. Introdujo al embajador holandés Jeroen Roodenburg, quien habló sobre su visita en Cartagena. “Vi muchas sonrisas en los rostros de estos niños … gracias a esta fundación, tienen un futuro”, dijo.

Alexandra Spicker, quien dirige la fundación, enfatizó que su trabajo se extiende más allá de 120 niños, considera que son el apoyo para 120 familias. Añadió: “Transformamos su punto de vista”.

Los invitados, quienes pudieron sentirse algo sorprendidos al ingresar a un edificio sin terminar de Hitos Urbanos, disfrutaron la cálida bienvenida y el flujo de Cerveza Colón, el whisky y los cócteles de la reconocida marca Buchanan’s; y por el té y refrescos de Postobón y Agua Vivante.

La sensación de bodega transportó a los invitados a un ambiente industrial sin hacer que fueran más lejos que la Calle 90. Curada por Daniela Camero Rosso de la Galería Beta, el arte urbano se sentía en casa sobre las paredes de concreto.

Como no era una velada ordinaria, no fue una sorpresa encontrar algunos canapés poco comunes haciendo las rondas, cortesía de 5 Sentidos Catering, Masa y Lab Cocina.

La subasta comenzó lentamente en el cuarto piso del edificio en construcción. El primer par de piezas se vendieron por un poco más de un millón de pesos, y las pujas se calentaron a más de dos millones al llegar al lote ocho o nueve. De hecho, el cartón de leche de neón de Chirrete Golden (lote 11) salió por COP $ 3.7 millones, muy por encima del precio base de COP $ 2.5 millones.

Las paletas, en sí mismas obras de arte, se balancearon al ritmo del martillo Eduardo Salazar Yusti, quien persuadió los precios al alza, instando a los compradores a beber más whisky e incluso dando algo de su propio dinero en puntos.

A pesar de la competencia por ciertas piezas, el calor entre los oferentes era palpable. Los aficionados al arte se dieron la mano y se felicitaron incluso después de haber subido las pujas por otro par de cientos de pesos.

Mi pieza favorita, el “Desplazamiento” de Pedro Ruiz, que representa a un timonel indígena que se mantiene erguido mientras una ola de mariposas amapola carmesí brota de la parte posterior de su canoa, se vendió por $ 7 millones de pesos.

Parafraseando el primer lote de la subasta, de Juan Uribe: “El arte siempre imita al arte previo y famoso”. Yo diría que cualquier cosa que imite, al arte de calidad siempre se vende bien por una buena causa.

Galerías y artistas involucrados: Galería Beta, SGR Galería, Doce Cero Cero Galería, Elvira Moreno Galería, Galería LGM, Proyecto Zeta, Sketch Gallery, Nicolás Beltrán, Joan Casas, Natalia Castillo, Chirrete Golden, Santiago Cubides, Luciano Denver, Diego Díaz, DJLU Juegasiempre, Erre, Sair García, Edgar Jiménez, Paula Licona, Alejandro Londoño, Guillermo Marconi, Laura Mora, Larry Muñoz, Andrés Ribero, Carolina Rojas, Adriana Rosell, Pedro Ruiz, Mauricio Salcedo, Tot, Toxicómano Callejero, Juan Uribe, Yedos Sorteos y Mateo Zúniga.

Por: Emma Newbery